23.12.08

CUATRO AÑOS

Este blog cumplió cuatro años el pasado sábado. Cuando echó a andar fue el primero en su género en España, por simple casualidad. Uno u otro tenía que serlo. Desde entonces han aparecido decenas de blogs ornitológicos por casi todas partes, que cada día nos acercan a sus lectores las más recientes noticias ornitológicas locales. La gran mayoría de ellos nos cuentan las andanzas de sus autores por lugares y zonas mucho más amplias, bonitas y ricas en avifauna que esta pequeña, urbanizada y contaminada ría do Burgo. A menudo, cuando hago aquí relación de los números de ejemplares de cada especie observados en la ría, siento cierto sonrojo. ¿A quién puede interesarle si hay un correlimos gordo más o menos? Luego me digo: por lo menos le interesa al propio correlimos gordo. Sólo que las aves no leen blogs. Así que me esfuerzo por creer que también les interesa, por poco que sea, a cuantos disfrutan mirando, observando y estudiándolas. Y a quienes se esfuerzan por conservarlas, y por conservar los lugares que habitan y comparten con nosotros. Y a los que tienen, en general, curiosidad por estas cosas.

Luego, además, resulta que el descubrimiento de ese nuevo correlimos gordo en una soleada tarde invernal ejerce sobre mí un extraño efecto balsámico. Verlo alimentándose en una orilla, y luego volando a otra, me reconforta misteriosamente. Hay en ello como una música inaudible que me conmueve y libera a la vez, de una manera que sólo puedo describir arriesgándome a resultar cursi, pretencioso o rematadamente friki. Creo sin embargo que ese tipo de sensaciones me alimentan más que un cuenco de fruta fresca, y por eso utilizo esta herramienta, el blog, para retenerlas en palabras y fotografías. De esta forma puedo regresar a ellas cuando lo necesito.

Es así este espacio en la web un diario personal abierto de par en par al que, además, llegan noticias sobre aves de todo el planeta.

Igual que las aves, las noticias vuelan. Van y vienen de aquí a allá, posándose donde pueden. Algunas son capaces de llegar a todas partes, hasta cubrir y simplificar los paisajes como una lluvia de ceniza. Otras, como las noticias sobre aves, apenas tienen lugares en los que detenerse a ser escuchadas. Aquí les brindo un pequeño refugio. Falta les hace.

Por supuesto, en última instancia todo depende de que haya alguien sentado frente a otra pantalla, leyendo cuanto aquí escribo, o copio y pego. Según el contador de visitas, son unas cuantas las personas que habéis recalado en este lugar a lo largo de estos cuatro años. De nuevo os agradezco ese interés. Además, a nadie se le escapa que hace falta cierta vanidad personal para actualizar con frecuencia un blog. Saber que a alguna gente le interesa o gusta lo que cuento es un acicate más para continuar haciéndolo, cuantas veces pueda, cada vez que surja la novedad. Una novedad en forma de noticia llegada en ocasiones de muy lejos, o de correlimos gordos, llegados de más lejos aún.

10 comentarios:

Marcos Suárez dijo...

Preciosa reflexión Antonio, y felicitarte una vez más por haber creado un espacio de referencia entre los amantes de la naturaleza. Sabes que ,entre los que te seguimos habitualmente, desde el muñeco de un dinosaurio hasta el último correlimos despertará interés, y si es entre las generaciones que nos siguen, no dudes que ya habrás contribuído mucho a que ese correlimos siga encontrando refugio en la Ría.Gracias y felices fiestas

OLIVER PEREZ dijo...

Una reflexion con la que me siento totalmente identificado. Felicidades por el blog y que siga muchos años mas. Felices fiestas y prospero año nuevo.

Sergio París dijo...

Hola Antonio,

De pequeño me gustaban los animales. Con 5 o 6 años, en la habitación de los juguetes monté un "despacho", con todos mis libros y guías de aves, árboles, setas,... y la pared llena de fotografías y pegatinas de animales, hecho que irritaba sobramanera a mi madre. A ese despacho lo llamaba "el veterinario". Con el paso del tiempo descubrí que lo que yo llamaba ser veterinario era, en realidad, ser ecologista... hoy lo llamo de otra manera, pero viene a ser lo mismo. Crecí, me eduqué y aprendí, sobre la naturaleza y sobre la vida, saliendo de excursión con las actividades de Oleiros, con la gente de Biotopo, con alguna gente del primer Hábitat. Fue una época bonita, incluso monté un CPN y mandé una carta a Natura buscando "correligionarios". Recuerdo que cogía la bicicleta y hacía 15 km con la mochila a cuestas hasta Cecebre para ver patos y avefrías.

Luego pasan cosas, vas creciendo, llega la adolescencia y te empiezan a interesar otras cosas, los prismáticos empiezan a coger polvo... llega la universidad, te vas a estudiar fuera... más polvo se acumula. Sigues estando interesado y totalmente sensibilizado con el medio ambiente, pero desde una cierta distancia, bajo una perspectiva más teórica, o ideológica, que práctica.

Hasta que un buen día, pasados ¿cuantos?¿15 años? descubres, buceando en internet, un blog sobre aves de la Ría do Burgo. ¿Antonio Sandoval? Me suena, y me vienen a la cabeza dibujos de cormoranes y otros bichos en viejas publicaciones que aún guardo en el fondo de algún cajón. Saramaganta, creo.

¿Aves en O Burgo? "como no sean las reidoras...". Empiezo a leer y de repente caigo en el más absoluto de los asombros al descubrir que hay espátulas en la Ría. Y así varios días. Hasta que un fin de semana se despierta algo en mi, me dirijo hacia el armario, cojo los prismáticos, sopló el polvo acumulado, que cruelmente se dirige directamente hacia mis ojos, me subo al coche y recorro los 2 patéticos km que me separan de la Ría... y todo vuelve a empezar.

Además de las espátulas, en tu blog descubro otros blogs, y descubro también la sgo, y a través de todo ello nueva gente, nuevos sitios y nuevas aves. Y me compro otros prismáticos. Y un telescopio. Y monto mi "cutreblog" personal. Y aquí estoy, por fin implicado en las cosas que siempre quise implicarme, y deseando que lleguen las ocho de la mañana para levantarme y pasar un poco de frío viendo pájaros.

Así que solo puedo decirte dos cosas:
1- perdón por este imperdonable rollazo...

y 2- GRACIAS por tu blog.Por supuesto que interesa, y por supuesto que sirve...

Campurriana dijo...

Antonio, a mí me atrajo tanto tu blog que puse un enlace en el mío a raíz de aquel pajarito que encontré cerca de San Diego...una pequeña lavandera, creo...

Busqué algún sitio en el que me pudiesen ofrecer ayuda y ahí apareció este blog de altos vuelos...

Preciosos pensamientos. Bonita entrada. Felicidades de nuevo por preocuparte por lo que sí merece la pena.

Toño Salazar dijo...

Pues sí, tocayo, te ha quedado cursi y friqui, pero ¿quién va a negar que es eso lo qe sentimos en muchas ocasiones?.

4 años en un blog son muchos años, y tratándose de pájaros más meritorio todavía.

Mi más sincera enhorabuena.

Anónimo dijo...

Hola Toñete: Pues que sean muchos más años de vida para este blog. Felices Fiestas y buen 2009. Un abrazo. Sala

Anónimo dijo...

Me siento afortunado de que des alas a la vanidad ( nótese que no pongo" tú vanidad"). todo iría mejor si no la considerásemos negativa,la vanidad no es tu ni mi, es.
Muchas gracias y ojalá encuentres como seguir
juan cabeza

Carlos Naza dijo...

Hola Toño !!

La verdad, es que a mi si que me interesa si hay un canutus mas o menos, y me interesa tambien que sigas divulgando los valores de O Burgo, porque me interesa la naturaleza.

Y veo tu blog practicamente cada dia..

Sigue con ello

P.D. - Todavia me acuerdo de cuando nos conocimos en la Estaca, que tenia yo 14 años, todo lo que flipe contigo.

Un saludo

Carlos Naza

Antonio Sandoval dijo...

Gracias a todos. Y a los correlimos gordos, claro.

Anónimo dijo...

Y yo que voy a decir. También me pondré moña y aún sabiendo que muchos conocen que vivo en Chueca, diré que celebro cada día que pasa haberte encontrado allí en Estaca y haber compartido todos los momentos que vinieron después. Yo también soy asiduo de tu blog y 4 años después del tuyo echará a andar el mío...ya te avisaré.

Un abrazo y enhorabuena

Alfonso Valderas Farfante