30.1.06

30 de enero de 2006

Ayer a estas horas, hacia el mediodía, recién abandonaba los nevados campos que rodean La Nava palentina, a donde acudí en compañía de otros 11 echaospalante. Los hombres del tiempo nos auguraban un espeluznante fin de semana, y nosotros no hicimos otra cosa que disfrutar, el domingo allí y el sábado por Villafáfila. No hay como desafiar a la autoridad competente (y que salga bien). Hoy, con la retina todavía improntada por aquel despejado paisaje salpicado de grupos de ánsares, de alondras y cigüeñas, me he venido a ver cómo andaban las cosas por la ría. Apenas soplaba el viento, y reinaba el sol sobre una más que notable pleamar que traía locas a las aves. La creciente marea les robaba cada minuto sus posaderos favoritos, obligándolas a defenderlos o marcharse. Entre otras cosas, había:

1 Gaviota de Delaware de 1er invierno
1 Gaviota cana adulta
4 Espátulas (2 adultas, 2 de 1er invierno)
26 garcetas comunes
29 Garzas reales
1 Gavión de 2º inv
15 Zampullines chicos
4 Zarapitos trinadores
1 Zarapito real
19 Archibebes claros
34 Chorlitos grises
3 Agujas colinegras
1 Aguja colipinta

Y Correlimos, ostreros, reidoras...

1 comentario:

Cisticola dijo...

La cana adulta sin duda debió de entrar con la ola de frío, hasta ahora sólo había aves de 1º invierno. Saludetes