1.12.06

Una Becada en la Universidad

La Facultad de Ciencias de A Coruña se vio honrada esta semana con la ilustre visita de una Becada. El animal acudió al centro de investigación y enseñanza acompañado de D. Juan Galiñanes, conserje del mismo, en la terraza de cuya casa, sita en la céntrica Ronda de Nelle coruñesa, se había presentado la noche anterior. Una vez en la Facultad, fue objeto de todo tipo de atenciones por parte de los profesores Roberto Bao, Pedro Galán y Miguel Maestro, quienes le mostraron las dependencias del edificio, la acompañaron en un paseo por el jardín (momento en el que se tomaron las ya históricas fotografías que acompañan esta crónica) y le tomaron diferentes biometrías como muestra de respeto y admiración.

Una vez concluida la visita, la Becada expresó su deseo de completar su periplo coruñés con una excursión al Centro de Recuperación de Fauna Salvaxe de Oleiros, a donde se dirigió tras ser despedida en la misma puerta de la Facultad por quienes durante unas horas fueron sus entusiastas anfitriones, que sólo más tarde cayeron en la cuenta de que su invitada no había firmado el libro de honor.


En esta fotografia, la Becada y el profesor Roberto Bao analizan la calidad del suelo de la zona ajardinada inmediata a la facultad. Los sesudos y a la vez irónicos comentarios de la primera son el motivo de la media sonrisa del segundo:

3 comentarios:

juan Cabeza dijo...

Becada ¿porque le dieron una beca?, para los novatos nos sería de mucha ayuda el científico, me aventuro creyendo que es Scolopax rusticola, hace unos días pude ver agachadiza real en Villafáfila con tranquilidad, aqui siempre las veo cuando salen disparadas, nunca hubiera sospechado que son tan grandes.
Me encanta tu blog

Anónimo dijo...

No cuentas como fue el encuentro entre becada y conserge. ¿LLegó agotada a la terraza del segundo?Muy interesante todo lo demás

Antonio Sandoval dijo...

Juan: es una Scolopax rusticola, efectivamente. En cuanto a su hallazgo, por lo que yo sé el Juan Galiñanes se la encontró en la terraza de su vivienda. El ave tiene una clavícula rota, información que me facilita, como toda la correspondiente a este mensaje, el corresponsal de este blog en la Facultad de Ciencias de A Coruña, Roberto Bao.